Tangos, princesas y aullidos sin herida


Treguas lejos de la barra

Dices que decides tomarte un descanso.

Y está bien. Está bien eso del descanso.

Descansa la flota pesquera,

descansan las leonas y lo leones

después de cazar, la primera, y comer, el segundo.

Dios también se tomo un día de descanso.

Está bien. Descansa.

Llámalo si quieres, tregua.

Dale tregua al deseo.

A fin de cuentas, no me debes nada.

Todo lo que comiste y bebiste en mi barra

está ya pagado.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: