Tangos, princesas y aullidos sin herida


“17/04/08”
abril 18, 2008, 2:08 am
Filed under: Antipoesía, Escritrua automática, Noche, Poemario en curso

La parroquia de mi bar

me pide que te llame,

que me entregue a ti, que te lo dé todo.

Yo les digo que, por norma,

he de estar 4 cuatro días sin llamarte,

que si no lo hago,

haré todo lo que tú me pidas.

Sigue leyendo

Anuncios


Extraño a mi gente
abril 16, 2008, 8:21 pm
Filed under: Antipoesía | Etiquetas:

Trabajar es lo que tiene: te da de comer. Por suerte, me gusta mi trabajo; me permite conocer gente, observarla y conocer un poco más a ese pedazo de humanidad que por cercanía me corresponde. El “pero” no son los días de trabajar a pierna partida. El “pero” es no poder ver como quisiera a mis amigos.

Con mucha gratitud, me encuentro con este antipoema y su continuación en historia-comentario. El antipoeta, R. Alzala; el historiador-comentarista, mi tocayo Javier HF. Hermanos del Lobo los dos.

La foto (de Javier HF):

El antipoema, de R. Alzala:

Empapa mi cuerpo en el alcohol
de tus labios,
no olvides pasar dos veces
por la herida…
cicatriz para días venideros.

La historia-comentario, de Javier HF:

Dicho esto, apuró el último trago de absenta, se despidió de la camarera y encaró un camino de vuelta de no recordaría a la mañana siguiente.

Al despertar, no halló resaca alguna. Estaba desnudo, bajo una de las tantas barcas que coloreaban aquel lado de la playa, protegida su desnudez de miradas falsa e hipócritas. A su lado, tapada con su vestido de gasa transparente verde, ella, su hada nocturna particular, había decidido mostrarse al mundo de la luz y las prisas del día.



Calamaro en la consulta del Dr. Javistein.
marzo 22, 2008, 8:43 pm
Filed under: Antipoesía, Escritrua automática

¡Doctor, doctor!.¿Qué me recomienda?

Siendo usted cantante, no duerma;

no piense en ella,

y quítese esos aviones de la cabeza:

los pájaros nunca fueron buenos consejeros.

Olvide su nombre; no lo mencione ni en la oscuridad

y, para que sea pronta su recuperación,

regálele un poeta, de esos con sexo incluido.

Ya verá, mano de santo.



“Poemario sin título”
marzo 21, 2008, 3:31 am
Filed under: Antipoesía, Escritrua automática, Poemario en curso

-I-

Soy un perdedor nena.

Reutilizo mi propia mala estrella.

¿Ves?. Me reciclo a mí mismo y me desdoblo.

Y ese, a quien observas de noche tras la barra

del bar, es el mismo

que te aúlla y sigue tu rastro

bien pegadito al suelo.

¿Ves?. Soy un perdedor:

¿Por qué no me matas?

(inspirado en una canción de cuyo título no puedo acordarme)

-II-

De un tiempo a esta parte

el destino ha venido perdido a mi puerta.

Llega, alborota en las ventanas de mi casa

e insiste, una y otra vez, en que nos veamos.

Yo le digo que hable contigo;

y tú le dices que hable conmigo.

Y entonces pienso: “Princesa, así no

hay quien te bese”.

-III-

He divagado mucho tiempo.

He navegado con rumbo extraño,

tripulación extranjera y sirenas

acechando en cada brazo de mar.

Pero no te equivoques,

Ítaca me quedó siempre muy lejos:

mis destinos fueron siempre

islas tropicales y salvajes, indígenas

con ron destilado en alambiques caseros,

y caminos reales llenos de piedras

carnívoras que devoraban mi ropa y mis zapatos.

No te equivoques. Tampoco eres Penélope.

No somos la esperanza románticas de nadie

y aunque nos creímos dioses,

nuestros ojos están tan secos

como las últimas lágrimas que derramamos.



“Semana Santa”
marzo 20, 2008, 5:06 pm
Filed under: Antipoesía, Escritrua automática

Manolo en el Bar.

Tú hablas de Buda mientras él

te pregunta por las procesiones.

Entonces te imaginas

siguiendo a la marea humana,

toda bien vestida, casi toda

en colores negros y piensas:

me voy a beber.

Y vas y entras en un bochinche. Y pides vino hasta reventar.

Y al salir a la calle, te asalta desde arriba
la imagen de un hombre

de unos treintaytantos, medio desnudo,

barbudo, cargando una cruz que no le pertenece,

sangrada toda su cara

y con una expresión de dolor

que nunca has visto.

¿Qué es esto?

¿Por qué pasean el sufrimiento de este hombre?

¿Por qué este sacrificio?

Das unos pasos, te caes al suelo

sobre un charco y te sorprendes al ver

como se apresura

un perro abandonado a limpiarte

la cara y las manos:

“Deja que limpie tus manos y

tu rostro cansado”-dice él. Y tú contestas:

“Por haber amado tanto; por haber amado tanto y siempre

con fe, tú no tienes ningún pecado”.



“Sin pretensiones”
marzo 16, 2008, 5:22 am
Filed under: Antipoesía, Noche, Poemario en curso

Disculpe, mi señora, pero aún poeta

no tengo versos para usted. Si los quiere,

recójalos de la cuneta, en el fondo

de mi ojo irritado por el humo

y el amor, o en el fondo de una taza de café: es ahí donde

los abandono cada noche

cuando entre copa y copa, tras la barra,

casi me obligo a ser otro.



“Quiero cartas sin marcar”
marzo 15, 2008, 7:00 pm
Filed under: Antipoesía, Escritrua automática

Siento un vacío en el estómago

después vomitar suavemente ciertos asuntos;

pero, me siento libre. Soy libre.

No puedo volar, pero es lo que tiene la libertad:

te agarra con sus

zarpas por los tobillos cuando te ve

por encima del suelo

y te pone de golpe, sin preliminares,

en la tierra; y ya, cuando habías marcado

todas tus cartas, va y las quema…¡Qué cabrona!

Sin embargo, esta mujer de semblante duro

es la única que dedica mimos

y cuidados extremos a mis alas:

hubo un tiempo en que volaron, blancas y radiantes,

ardientes incluso en determinados meses del año;

hubo un tiempo en que aullaba desnudo a la luna llena

y ahora que están heridas mis alas; ahora que sus lágrimas

se secaron en largas noches de insomnio

y bordes infinitos de oscuridad tras la barra,

mi libertad las cuida, siempre está ahí,

poniéndose guapa; desvistiendo metafísicas

hasta quedar solo está piel y este cuerpo tan frágiles.