Tangos, princesas y aullidos sin herida


Psicoanálisis de las diablas

Acostarte con una persona

SOBREsexual

es

un riesgo

que asumen siempre por ti tus instintos,

un vacío al que siempre quieres lanzarte

cueste lo que cueste…

El premio,

tan extenuante como satisfactorio:

tus dedos cerca de su boca;

tu boca, con el recuerdo de su todo su cuerpo.

Acostarte con una persona asexual,

es un acto de egoìsmo y amor:

sólo uno obtiene verdadero placer;

ambos se conocen y aman

con tres simples miradas

a la mañana siguiente.

El Amor queda, después,

como el remite de una carte;

el egoísmo se reafirma en su intención

de sentir, dar y ver placer.