Tangos, princesas y aullidos sin herida


Ir y besarte
junio 3, 2010, 2:56 pm
Filed under: Biografías, Camarero, Escritura automática, Poesía | Etiquetas: , , , , ,

Un cuerpo de deseo

a 15 metros y media de mi ventana.

Siempre sonríes cuando te desnudas.

Y yo creo que me ves,

que sabes que estoy ahí,

que casi puedes

sentir mi erección

por debajo

de tu espalda.

Al cabo de unas horas

concluyo

que ir

y besarte

es lo menos que puedo hacer.

Anuncios


junio 3, 2010, 2:38 pm
Filed under: Biografías, Camarero, Noche | Etiquetas: , , , , ,

Debería dejar que te marcharas…

después de comerte la boca

y ponerte contra el asfalto a las dos de la mañana.

¿Te imaginas? ¿Toda la calle para nosotros?



Todo en pastillas

Odio los consejos para

llegar al orgasmo

Como sigamos así no habrá

lugar para los gatillazos,

para las impotencias ocasionales de más de 5 cubalibres,

ni para el asalto morutorio del sueño

que te nokea de un golpe nada

más meterla.

Experiencias sin duda,

que no se venden en pastillas.



Languages
abril 10, 2010, 8:21 pm
Filed under: Camarero, Escritura automática, Noche, Poesía, Camarero, Noche

Hablemos en otro idioma,

seamos completos desconocidos por unas horas.

En cuanto despertemos,

frente a frente,

volveremos a reconocernos en los ojos del otro.



Mesa para dos
abril 8, 2010, 11:39 pm
Filed under: Biografías, Camarero, Creación | Etiquetas: , , ,

Donde solíamos gritar,

a solas, ahogados y ebrios,

crecen ahora las flores más bellas de la sana locura.



Treguas lejos de la barra

Dices que decides tomarte un descanso.

Y está bien. Está bien eso del descanso.

Descansa la flota pesquera,

descansan las leonas y lo leones

después de cazar, la primera, y comer, el segundo.

Dios también se tomo un día de descanso.

Está bien. Descansa.

Llámalo si quieres, tregua.

Dale tregua al deseo.

A fin de cuentas, no me debes nada.

Todo lo que comiste y bebiste en mi barra

está ya pagado.



Psicoanálisis de las diablas

Acostarte con una persona

SOBREsexual

es

un riesgo

que asumen siempre por ti tus instintos,

un vacío al que siempre quieres lanzarte

cueste lo que cueste…

El premio,

tan extenuante como satisfactorio:

tus dedos cerca de su boca;

tu boca, con el recuerdo de su todo su cuerpo.

Acostarte con una persona asexual,

es un acto de egoìsmo y amor:

sólo uno obtiene verdadero placer;

ambos se conocen y aman

con tres simples miradas

a la mañana siguiente.

El Amor queda, después,

como el remite de una carte;

el egoísmo se reafirma en su intención

de sentir, dar y ver placer.